Menu

Primera | Domingo, 09 Mayo 2021 18:13

El cielo llora el partido de Medié Jiménez

Fotografía; Villarreal C.F. Fotografía; Villarreal C.F.

El Villarreal ha caído por 2-4 ante el Celta de Vigo en un partido pasado por agua y condicionado por las decisiones de Medié Jiménez que, en connivencia con el VAR, ha pitado dos penaltis a favor de los visitantes. 

El partido ha empezado con mucho ritmo y pocas ocasiones. Con el cielo encapotado y los jugadores calados por la lluvia que ha caído durante el calentamiento daba comienzo el encuentro. Ambos conjuntos han buscado desde el primer instante morder cerca del área rival y recuperar cuanto antes, pero a la hora de la verdad presión y contrapresión se han anulado entre sí.

Solo el Celta con un corner y dos disparos de mediana y lejana distancia han conseguido asomarse al arco de Sergio Asenjo. No así los locales, que han invertido el primer cuarto de hora de partido en buscar resquicios en el bien armado bloque defensivo vigués. 

Sin Iago Aspas ni Gerard Moreno de inicio se han visto las caras dos equipos de "circunstancias". En defensa Eduardo, 'El Chacho', Coudet ha alineado a la inédita pareja Néstor Araujo-Carlos Domínguez. Frente a ellos una dupla todavía más joven: Fernando Niño ha vuelto a la titularidad acompañado de Yéremy Pino

El delantero gaditano dispondría, pese a todo, de la primera ocasión del Villarreal. Un desmarque al espacio que resolvería con un disparo cruzado que Ivan Villar mandaría a corner en el minuto 16.

El gol, no obstante, llegaría en la siguiente jugada y no para el Villarreal. Aarón Martín ponía un centro a la cabeza de Santi Mina, que batía a Sergio Asenjo con un remate picado. Una jugada no exenta de polémica, pues el VAR obligaría a Medié Jiménez a revisar la jugada por un agarrón de Nolito a Manu Trigueros desde el suelo.

Imagen

Fotografía; Villarreal C.F.

La lluvia arreciaba y el Villarreal parecía incapaz de batir la presión del Celta. Nolito con peculiares silbidos mandaba a sus compañeros a la presión cual corneta. Pero una salida fue suficiente para el Villarreal. En el minuto 25 Rubén Peña dejaba a tres jugadores atrás con un eslalon desde banda derecha y ponía un balón para que Moi Gómez cabeceara al fondo de las mallas. 

Sin embargo, si el gol había llegado cuando peor estaba el Villarreal, el fútbol se iba a encargar de desequilibrar la balanza. En un corner Sergio Asenjo chocaba con Hugo Mallo en una salida en falso y Medié Jiménez decretaba pena máxima para el estupor de gran parte de los presentes. Santi Mina no fallaba y en el minuto 34 anotaba ya su doblete. "Ya lo ha pitado" decía  Raúl Albiol para levantar el ánimo de la tropa después del segundo mazazo de la tarde. 

Tampoco iba a ser esta la única acción controvertida. Pasado el minuto 40 Néstor Araujo vería la tarjeta roja por una entrada acrobática sobre Yéremy Pino. Por suerte para el joven delantero el mexicano no llegaría a cazarle, lo que motivaría que Medié Jiménez volviese al VAR a revisar la acción mientras Sergio Asenjo le recordaba que "si lo toca lo mata".

La roja sería anulada y Dani Parejo pondría el balón al área por la falta lateral. En esta misma jugada Raúl Albiol conseguiría cabecear pese al agarrón de Augusto Solari, pero Funes Mori la mandaba fuera. El Villarreal reclamaría estérilmente un penalti en la jugada pero Medié Jiménez volvería a darles la espalda.

Emery sonreía impotente desde la bancada local, pero su gesto se tornaría en enfado en la jugada inmediatamente posterior. El árbitro volvería a pitar falta en un contacto de Étienne Capoue en la frontal del área. Una falta que se tornaría en el segundo penalti de la tarde previa intervención del VAR y que valdría el tercero de la tarde, esta vez obra de Brais Méndez, en el añadido de la primer mitad.

Imagen

Fotografía; R.C. Celta de Vigo

Al descanso el cuerpo iría a recriminarle su actuación junto a varios miembros del banquillo groguet. Una protesta que se saldaría con la roja para Gerónimo Rulli y para Mario Gaspar

La segunda parte ha sido una balsa de aceite en comparación a la primera. Ya no había lluvia, pero tampoco salía el sol. Un aura de derrotismo y resignación se intuía alrededor de los jugadores. Unai Emery ha intentado levantar el ánimo primero con la entrada de Alberto Moreno y luego con la de Francis Coquelin y Gerard Moreno, pero ha resultado imposible. En el minuto 57 Augusto Solari volvía a cazar otro gran centro desde la banda izquierda y subía el 1-4 al marcador.

Aún quedaría tiempo para una última llovida. Entre lluvia y truenos Kévin Vázquez cometería un penalti por manos, que el árbitro, avisado por el VAR concedería. Gerard Moreno, maquillaría así el resultado anotando la pena máxima en el minuto 87.

El encuentro agonizaba, pero Facundo Ferreyra, que había entrado al partido minutos antes por Santi Mina, todavía tendría tiempo de ganarse dos amarillas que le han valido la expulsión en el minuto 88

Con el 2-4 moriría el partido entre rayos y truenos. El Villarreal dejaba escapar tres puntos más que necesarios en la pelea por Europa mientras el Celta acrecentaba sus esperanzas de llegar a Conference League la próxima campaña. Una tarde tan negra como el cielo que la ha cubierto y que se ha encargado de aguar la fiesta del Villarreal. 

FICHA TÉCNICA

Villarreal C.F.: Sergio Asenjo, Pervis Estupiñán (Alberto Moreno), Ramiro Funes Mori, Raúl Albiol, Rubén Peña, Dani Parejo (Dani Raba), Étienne Capoue (Francis Coquelin), Manu Trigueros, Moi Gómez (Gerard Moreno), Yéremy Pino, Fernando Niño (Paco Alcácer)

R.C. Celta de Vigo: Ivan Villar, Aarón Martín, Carlos Domínguez, Néstor Araujo, Hugo Mallo (Kévin Váquez), Fran Beltrán, Denis Suárez, Nolito (Jordan Holsgrove), Augusto Solari (Joseph Aidoo), Brais Méndez, Santi Mina (Facundo Ferreyra).

Árbitro: David Medié Jiménez

Comentarios

volver arriba